Archive for the 'Historia' Category

30
May
13

Bakunin en el siglo XXI

Hace[r] saltar a una determinada época fuera del transcurso homogéneo de la historia; así hace saltar también a una determinada vida fuera de su época, y a una determinada obra fuera de la obra completa de una vida […] La obra singular está conservada y superada en la obra completa, lo mismo que en la obra completa la época y en la época el curso entero de la historia

De los que vendrán no pretendemos gratitud por nuestros triunfos, sino rememoración de nuestras derrotas

Walter Benjamin

 

El 30 de mayo de 1814 o el 20 de mayo de 1814 (Cappelletti, 1986) o el 11 de mayo de 1814 (Lehning, 1999) nació Mijail Bakunin. La fecha exacta en el tiempo cronológico no importa mucho, a fin de cuentas el tiempo cronológico es una temporalidad homogénea y vacía, lo que nos importa es el calendario. El calendario de lucha, organización y rebelión que se puede evocar desde la vida, la acción y el pensamiento de Bakunin.

En la tradición libertaria hay un rechazo a identificarse y nombrarse a partir de una persona ―no existen los proudhonianos, ni los bakuninistas, ni los kropotkianos― (Graeber, 2011), existe la negativa a pensar que un individuo puede ser el centro del pensamiento y la acción de un movimiento en el que han participado y dado su vida cientos de miles o quizá millones de colectividades e individualidades a lo largo de más de 150 años de existencia del horizonte libertario. Esta tentativa de evocar los primeros tiempos del anarquismo en particular y de toda la historia del movimiento libertario en general, a partir de una vida, la vida Mijail Bakunin, y viceversa, no se hace para exaltarlo ni para darle un lugar superior a los demás militantes libertarios de su época.

Traer al tiempo del ahora la vida y lucha de Bakunin nos increpa a los militantes anarquistas del presente, nos hace recordar una pluralidad de posicionamientos ético-políticos, formas de hacer política y de organización que potencian tentativas autogestivas de ruptura, existencias rebeldes y en tensión. Pensar para volverlo parte de nuestra memoria insumisa a Bakunin significa la irrupción de un hacer pensante anti-estatista y anti-capitalista, anti-patriarcal y anti-teologista, es decir, contra la dominación, contra la división de la sociedad entre unos que mandan y otros que obedecen.

El hacer militante de Mijail Bakunin es parte de una constelación insurrecta que desde el mundo del trabajo se enfrentó al capital y al Estado. Es parte de un movimiento que existió en todo momento de forma instituyente, recurriendo a la creatividad y la imaginación, recreando las prácticas y el pensamiento, soñando y luchando por lo imposible.

En ese instante de insubordinación, donde está inserto Bakunin, se dieron las bases de un movimiento que rompió, desde su origen y hasta el día de hoy, con la dicotomía izquierda-derecha, fue más allá, pues se posicionó-posiciona contra toda forma de dominación. Se configuró como un movimiento que ha rechazado en todo momento la formula autoritaria que piensa que el fin justifica los medios, pues reconoce que de acuerdo a los medios y al método será el mundo que se construya.

Con Bakunin y la constelación rebelde de la que es parte, surge el anarquismo socialista y revolucionario, un anarquismo que entiende la política como la acción directa de los interesados mismos para resolver sus propias necesidades e intereses, un anarquismo que reconoce que la emancipación es un acto de auto-emancipación, donde se acabe con los jefes y las vanguardias.

La vida de Bakunin evoca una irreductibilidad ética que caracteriza a una buena cantidad de los militantes libertarios, una ética que se niega a crear relaciones utilitarias con los otros, que rechaza cualquier forma de poder coercitivo y de autoritarismo, que niega la dominación del hombre sobre la mujer. Una ética que no separa la militancia de la vida diaria.

Cuando las corrientes dominantes de izquierda revolucionaria decían que el sujeto de la revolución era el proletariado, en la versión más abierta, o el obrero industrial europeo, en las interpretaciones más ortodoxas. Anarquistas como Bakunin expresaron que el sujeto revolucionario es cualquier persona y colectividad en el instante en que desobedece, cuando se insubordina y resiste contra la dominación. Cuando se organiza e instituye su hacer y pensar en el sentido de la rebelión. Ser un sujeto revolucionario no está determinado por el lugar de nacimiento ni por la clase a la que se pertenece, como una cuestión preestablecida, abstracta, ser sujeto revolucionario es luchar contra la opresión desde lo que cada quien es y para dejar de ser lo que somos, para destruir las relación sociales de dominación, explotación y patriarcales.

Con Bakunin, con los anarquistas de la Internacional Antiautoritaria que nació en el Jura suizo en 1872 y con cada iniciativa libertaria que irrumpe en América, Asia y Europa en la segunda mitad del siglo XIX, germina una forma de organización y de hacer política que rechaza la forma-partido y cualquier tipo de jerarquía en la acción política, recurren a la afinidad, la complicidad, la confianza y a las formas federativas-descentralizadas de organización. Con el socialismo revolucionario, como se hacían llamar los libertarios de ese tiempo, nació el sindicalismo revolucionario y anarquista, surge como contraposición de los partidos, pues es una forma de organización que se nutre desde las necesidades sujetos en lucha en el ámbito de trabajo, como enfrentamiento directo contra los patrones y el Estado, mediante las huelgas salvajes y el sabotaje cotidiano, actos que desembocaban de tanto en tanto en revueltas generalizadas.

Las sociedades secretas que promueven Bakunin y los libertarios de esa época evocan los grupos de afinidad libertarios, espacios de lucha y organización donde se reconoce la libre iniciativa y el libre acuerdo, donde lo que une es la confianza y la amistad, colectivos que están en movimiento y recreándose de acuerdo a sus necesidades, imaginación y creatividad.

La actitud política de Bakunin que resuena en el movimiento libertario a lo largo de su historia, es el rechazo a la postura autoritaria y utilitarista que se contenta con estarse aprovechando de la coyuntura, montándose en las luchas y resistencia de los otros para dirigirlas, reconducirlas u obstruirlas, como lo ha hecho la izquierda estatista de todos los tiempos. Los zapatistas del EZLN hace poco nos volvieron a recordar que no se trata de aprovechar la coyuntura, sino de crearlas; el movimiento anarquista en sus momentos instituyentes se ha abocado a crear tentativas insurreccionales y de rebelión que fuera capaces de poner en cuestión y trastocar las relaciones sociales de dominación.

En el ahora-tiempo nos sigue resonando Bakunin, nos increpa y nos cuestiona. Nos fuerza a seguir en el horizonte ético-político anti-estatista, anti-capitalista y anti-teologista, en horizonte de la autonomía como proyecto, que existe en cada tentativa de lucha y rebelión donde se recurra a la auto-organización, a la acción directa, a la afinidad y la descentralización. Con Bakunin nos encontramos en la perspectiva de una revolución social de la vida cotidiana, donde se insurreccione la vida, destruyendo las relaciones sociales y significaciones de dominación y se creen relaciones sociales y significaciones en el sentido de la autogestión generalizada, de la vida como poesía.

 

Marcelo Sandoval Vargas

Centro de Estudios y Documentación

Anarquista – Francisco Zalacosta

Anuncios
26
Dic
12

El anarquismo: siempre incomodo, siempre criminalizado

Marcelo Sandoval Vargas

Centro de Estudios y DocumentaciónAnarquista – Francisco Zalacosta

 

La represión y violencia que el Estado, a través de los gobiernos federal y de la Ciudad de México, implementó contra las personas, colectivos y organizaciones que protestaban contra la imposición de Peña Nieto el primero de diciembre del 2012, demuestra la continuidad de la guerra de contrainsurgencia y la política represiva que se está aplicando en contra de los que resisten al despojo, la explotación, el desprecio y la opresión.

La estrategia represiva estaba destinada a crear miedo, a paralizar las movilizaciones y a llevar a otra lógica la lucha del movimiento contra la imposición –pues es comprensible que de ahora en adelante la mayoría de los esfuerzos estarán orientados a sacar a los compañeros de la cárcel-; para esto recurrieron a los golpes durante las protestas, a disparar balas de goma y de gas lacrimógeno directamente contra la gente, con la intención de herirlos de gravedad, al encarcelamiento masivo de personas –muchas de ellas que nada tenían que ver con las manifestaciones-, al uso de provocadores, a la intimidación y al hostigamiento.

Junto a esto resalta el sistemático señalamiento y criminalización, por parte del gobierno del df y de los medios masivos de comunicación, al movimiento anarquista y al anarquismo, como promotores de la violencia, de actos vandálicos y de la destrucción; lo cual nos recuerda historias que han acompañado al movimiento libertario desde sus orígenes, donde se les ha acusado desde todo tipo de gobiernos, sean de derecha o de izquierda, como impulsores de caos, terrorismo y violencia.

La propia campaña de criminalización y persecución que se ha desatado desde el gobierno del Distrito Federal no es algo nuevo, es una campaña que viene desde el propio Cuauhtémoc Cárdenas y la continuaron López Obrador y Marcelo Ebrard. Una campaña orquestada para aislar, desarticular y golpear a un movimiento que resulta incomodo a todas las personas y grupos que aspiran a dirigir, controlar, gobernar y suplantar a los demás, que aunque se quieran ocultar bajo la mascara de la democracia y la representación no son más que los administradores y operadores de la dominación y la explotación capitalista.

Ante esto los compañeros de la Cruz Negra Anarquista México reconocen que las “declaraciones, con las que pretenden implicarnos como autores de los hechos ocurridos en las manifestaciones, son parte de una campaña de criminalización y persecución en contra de grupos e individuos anarquistas y libertarios… [son] una revancha en nuestra contra debido al trabajo que hemos venido realizando, principalmente en solidaridad con los jóvenes anarquistas que el gobierno del Distrito Federal ha secuestrado en sus cárceles en estos últimos años” (comunicado del 3 diciembre del 2012).

Asimismo, los compañeros de la Coordinadora Estudiantil Anarquista ven que las declaraciones del gobierno del df, donde se asocia al anarquismo con vandalismo y en concreto a su organización “carece de sentido de realidad y busca corregir sus errores y justificar su complicidad con Peña Nieto buscando chivos expiatorios (como nosotros) que no manifestamos sumisión o simpatía alguna con su gobierno” (comunicado del 3 de diciembre del 2012). Esta campaña significa para la Alianza Anarquista Revolucionaria “una estrategia para sembrar la desorganización y la desarticulación del movimiento social y el descontento en visible ascendencia y en otro plano criminalizar al movimiento anarquista” (comunicado del 4 de diciembre del 2012).

El anarquismo siempre ha sido incomodo, siempre ha sido ingobernable, y ante eso los gobiernos, los partidos políticos y los grupos –de todas las tendencias políticas-, que son los amos o aspiran a convertirse en los nuevos amos, utilizan la cárcel, la muerte, el exilio, la estigmatización y la guerra para acallar un movimiento que cuestiona de raíz la dominación social, es decir, las relaciones donde hay unos que mandan y otros que obedecen, unos que explotan y otros que son explotados.

En Europa, durante la segunda mitad del siglo xix, desde los gobiernos de cada país, se etiquetó a los anarquistas como terroristas y se crearon leyes que prohibían todo lo que pudiera tener que ver con el anarquismo –cualquier discurso, periódico, organización o símbolo-, como estrategia para romper la influencia del movimiento libertario en el naciente sindicalismo revolucionario y combativo y en el movimiento de los trabajadores que optó por la acción directa como forma de hacer política, que significa el rechazo de toda forma de representación y la negativa a ser dirigidos por quien sea –sea una vanguardia “revolucionaria”, un iluminado o un líder carismático-, así como el despliegue de una lucha que sea orientada y decidida por los propios interesados, de manera autogestiva, horizontalmente y basada en el apoyo mutuo.

En el mismo momento, en México, los gobiernos liberales de Juárez y Lerdo de Tejada acusaban al movimiento anarquista de violento y de atentar contra las leyes, cuando generó un movimiento agrarista contra el despojo y la privatización de la tierra, donde estaban involucradas cientos de comunidades indígenas y peones insumisos del centro del país; durante este movimiento el indígena y anarquista Julio Chávez López, originario de la región de Chalco, fue fusilado por ordenes de Benito Juárez.

Mientras que en el siglo xx, en todo el mundo, para detener el impulso antiautoritario y autonómico que desplegaba el movimiento anarquista en cada lucha, con los trabajadores del campo y la ciudad, con los indígenas, con las mujeres y los jóvenes, se utilizaron todos los calificativos y todos los medios. Durante la Revolución Rusa los bolcheviques los señalaron como contrarrevolucionarios por no aceptar el control centralista de los soviets y las comunidades libres por parte del partido, por lo que fueron masacrados los makhnovistas de Ucrania y los marinos Kronstadt, encarcelados miles de libertarios o llevados a los campos de concentración. Los regímenes fascistas y nacionalsocialistas de Italia y Alemania, respectivamente, trataron de eliminar toda señal de socialismo y anarquismo de sus países, para ello recurrieron a los asesinatos, a la persecución y a la cárcel, a la ilegalización de sus organizaciones y órganos de información y agitación, con leyes que prohibían la disidencia. En la Revolución Española, tanto estalinistas como franquistas y republicanos se encargaron de acabar militarmente la experiencia libertaria de organización social que concretaron los anarquistas desde la Confederación Nacional del Trabajo y los millones de trabajadores dispuestos a vivir sin Estado ni capital en el campo y la ciudad.

Los magonistas, en México, eran atacados desde el régimen de Porfirio Díaz, desde el grupo político de Madero y por todos los jefes revolucionarios que aspiraban a ser los nuevos dominadores del país como Carranza y Obregón. A los magonistas se les nombró como filibusteros para aislarlos de los movimientos y comunidades que en todo el país luchaban por Tierra y Libertad; se les encarcelaba constantemente, les quitaban las imprentas y el Periódico Regeneración era considerado ilegal.

Sin embargo, el movimiento anarquista y el horizonte ético-político libertario se ha mantenido siempre resistiendo a los embates que desde el Estado, el capitalismo y los grupos políticos autoritarios de derecha e izquierda han tratado de eliminarlo. Continua el anarquismo, en la actualidad, siendo incomodo, rebelde e ingobernable, significa en el hoy no sólo una pluralidad de individualidades, colectivos y organizaciones que despliegan desde estas formas de hacer política luchas y proyectos autogestionarios, sino que sus prácticas y posicionamientos han tenido una resonancia en una diversidad de movimientos y comunidades en lucha que apuestan por la autonomía, la horizontalidad, la democracia directa y el apoyo mutuo.

A pesar de todos los esfuerzos por acabar con el anarquismo, en el presente el anarquismo vive uno de los momentos de mayor resonancia y crecimiento en todo el mundo. Pues desde el anarquismo se ha impulsado una permanente crítica y rechazo a cualquiera que nos quiera representar o dirigir; irrumpe la negativa a la explotación capitalista y al trabajo alienado; implica un enfrentamiento cotidiano contra el patriarcado, el racismo y la xenofobia. El anarquismo nos recuerda que no necesitamos jefes, vanguardias, iluminados, lideres carismáticos o caudillos, pues los de abajo auto-organizados podemos crear todos los mundos que imaginemos. El anarquismo nos recuerda que nosotros hacemos todo lo que existe en este mundo, las generaciones pasadas y presentes con su hacer lo han construido e imaginado, por tanto, nosotros podemos crear algo nuevo en el momento que lo decidamos, como decía Durruti, llevamos un mundo nuevo en nuestros corazones, basta con que lo hagamos crecer día a día.

Publicado en: Desinformemonos

24
Ene
12

Foro-Debate

21
Nov
08

Encuentro anarquista en Guadalajara. Autocríticas, posibilidades y proyecto

El sábado 14 de junio del 2008 en Guadalajara, facilitado por la asistencia de muchos compañeros de varias ciudades al concierto de Los Muertos de Cristo y por iniciativa de algunos de ellos, se realizó un encuentro anarquista con la participación de gente de Oaxaca, Toluca, Cuatlitlán Izcalli, Ecatepec, Colima, Cd. Guzmán, Tuxpan (Jal.), Tepic, D.F., Edo de México, Cancún, Tlaquepaque, Sonora, San Luís Potosí, Veracruz, Guerrero, León, Querétaro, Culiacán, Guanajuato, Guadalajara, Zapopan, entre otros.

Se pensó como un espacio para conocernos y re-encontrarnos, saber donde estamos, que hacemos y que queremos construir; un primer contacto para crear vínculos y espacios de trabajo comunes, reforzarnos localmente al mismo tiempo que creamos un lugar de organización a nivel nacional.

La reunión sólo implicaba un primer momento de un proyecto a largo plazo, un acercamiento para discutir y vincularnos que nos sirviera como el germen, la base para comenzar a pensar y trabajar en una estructura organizativa en función de nuestras necesidades y capacidades, donde lo importante no son los encuentros nacionales o el nombre de la organización sino el trabajo permanente de construcción.

Y donde se vea además, la necesidad de trascender las reuniones como lo decían los compas de Oaxaca; ya tenemos experiencias donde lo único que vinculaba eran los encuentros anuales y se demostró la fragilidad a la hora de responder a una represión como fue la de Guadalajara en 2004, por lo tanto la necesidad esta en fortalecernos localmente y desde ahí articularnos en acciones concretas e iniciativas políticas, ya que esto nos puede hacer dar el salto a otra forma de organizarnos.

En esta perspectiva, lo principal es el proceso de llegar a los encuentros y el comienzo puede estar en promover espacios de dialogo, en donde estamos y desde lo que somos, para reconstruir nuestra historia más reciente, para saber desde donde nos posicionamos, que referencias y experiencias tenemos; y logrando compartir esto entre cada espacio promotor de cada localidad, permitiéndonos saber donde nos situamos y tener un mapeo del movimiento en el país. Así, lo importante no es pensar que un congreso fundacional y el nombre de la organización nos sostendrán el proyecto, ya que esto sólo resultara en algo artificial, sino la estructuración ya en concreto que comienza con conocernos, saber donde estamos y que hacemos.

Saber cual es nuestra situación actual, con nuestras capacidades y necesidades nos ayudara a pensar en que es lo que queremos y podemos conformar, en función de que y para que y así, impulsar que los diferentes espacios y perspectivas de trabajo se articulen, reconociendo que no hay una sola forma de organizarnos, sino que esa pluralidad de hacer que somos en cada lugar se tiene que mantener y respetar, porque es lo que nos configura y nos permitirá crear un espacio común en función de lo que existe.

Tenemos en nuestra historia reciente un camino recorrido que nos sirve para saber que es lo que queremos y que no es posible seguir reproduciendo. La Red de Información de Voces Autónomas Libertarias (RIVAL) y la Coordinadora Libertaria, aunque proyectos que no fructificaron como hubiéramos querido y esperado nos significan hoy referencias en la práctica diaria del proceso de estructuración, nos pueden señalar avances y retroceso en el trabajo, ya que al conocer las experiencias y referencias de organización y trabajo podemos ver el camino recorrido con nuestros aciertos y fracasos, facilitándonos el hacer rupturas y continuidades en las formas de hacer política que venimos haciendo y así no creer que estamos partiendo de cero sino que tenemos experiencias que nos sirven para crecer y replantearnos lo que construimos cada persona, colectivo, organización, etc. en ese aislamiento en el que nos encontramos ahora.

En primer lugar habría que ser conscientes que el movimiento anarquista en México tiene un devenir histórico fragmentado, son historias con momentos manifiestos y otros latentes donde parece casi desaparecer del espacio de los conflictos sociales; tiempos donde su práctica política ha generado importantes procesos de organización, lucha y rebelión, junto a tiempos donde la inserción social es casi nula, es decir, no tenemos proyectos de largo plazo, siempre la guerra y la represión del Estado los han frustrado.

En este sentido, dependerá de nosotros en el tiempo actual el dar un sentido y un vínculo a nuestra historia del anarquismo en México que nos aparece parcelada, no como una lista de hechos ordenados cronológicamente con una evolución artificial de las ideas y las prácticas. De lo que se trata es de construir una articulación de nuestros pasados desde la memoria, que es donde adquieren vitalidad y actualidad, mostrar las rupturas, continuidades y creaciones que permitirán configurar un proyecto anarquista en función del ahora para crearnos un futuro.

Pero uno de los aspecto, que desde ya es relevante ir discutiendo, pensando y ensayando es la forma de trabajo militante del compromiso, la responsabilidad y el apoyo mutuo, nuestra historia reciente como movimiento nos ha mostrado que es una necesidad. El adquirir otra actitud en nuestros colectivos, organizaciones, grupos y en lo individual donde el que propone lo hace, donde los acuerdos se lleven a cabo, donde la discusión y la autocrítica nos nutran para permitirnos plantearnos otros horizontes en lo organizativo y político.

Aunque partiendo de la perspectiva de que llevar a la práctica esta proyecto de trabajo no se adquiere de manera mecánica, ni automáticamente sólo por voluntad o por repetirlo una y otra vez, sino que se va a aprendiendo y experimentando a través de la experiencia, la participación, las iniciativas y la formación. El trabajo político militante es una construcción, un proceso que se tiene que ir haciendo y pensando.

No podemos seguir reproduciendo esa actitud como la de este encuentro de Guadalajara donde la mayoría de la gente se fue después del desayuno, despreciando el esfuerzo que implico preparar la reunión, sin importar que algunos colectivos habían dedicado tiempo en discutir la importancia de este y el haber preparado una idea, un comentario, una intervención para compartirla, quebrando el objetivo de no esperar a la parte concluyente donde se intentaría acordar algunos trabajos e iniciativas para darle inicio a un proyecto de construcción a largo plazo, de una estructura organizativa.

Parece que lo único importante era ponernos a regañar a todos lo asistentes por no hacer las cosas y sólo hablar, como si el encuentro se tratara de una tribuna para calificar al más activista que tiene el derecho de reprochar a los demás; por no hacer una marcha en Guadalajara de todos los grupos y personas del movimiento que hay en el país a la siguiente semana del encuentro; por no estar viajando a cada estado donde pase algo como si fuéramos profesionales de la política, donde sólo es el sitio provisional para esperar a que ocurra algo en otra parte al que rápidamente hay que lanzarse para seguir con el turismo “solidario”.

Este encuentro sigue reproduciendo esa lógica irresponsable que nos mantiene hasta ahora desorganizados y aislados, donde no caminamos ni crecemos, significa la continuidad de una dinámica que nos mantiene separados y desvinculados como -proyecto de construcción de un- movimiento de los procesos de lucha y resistencia, no podemos seguir pensándonos fuera de la realidad cotidiana, es decir, nuestros posicionamientos contra las instituciones que sostienen el Estado y el Capitalismo, las relaciones de poder, autoridad, explotación, dominación se tienen que mostrar en concreto, ahí donde el sistema se padece en la vida diaria, al mismo tiempo que con nuestra organización se muestre ese mundo nuevo volviendo viable el proyecto anarquista, poder presentarlo como una propuesta de construcción de relaciones sociales libres y solidarias desde la vida cotidiana, ya que muchas de las veces el discurso en abstracto, la dogmatización e ideologización del anarquismo lo único que logra es volverlo obsoleto al desaparecer su actualidad, desvinculándolo de la vida.

Ahora se nos ha presentado la necesidad de construir un movimiento organizado, parece que no corresponde a algo artificial, sino que se relaciona a un contexto del movimiento en que nos encontramos ahora, existe la potencialidad sólo falta que la despleguemos con nuestro hacer.

Por lo que si logramos ir más allá de encuentros como esté es posible ver en personas y grupos la necesidad de trabajar de otro modo, pensando en el largo plazo, donde lo importante es la creación de proyectos e iniciativas para la construcción de la autonomía y la autogestión en concreto, para traspasar la dinámica movimientista de sólo estar reaccionando a lo que nos ocurre, esta forma diferente de hacer organización y trabajo no es espectacular ni produce prestigio, tampoco da resultados inmediatos sino que se construye diariamente, esta forma de hacer política es mas lenta y se hace en silencio no es para ver los frutos que dan el premio al más revolucionario, significa cumplir con un compromiso auto-adquirido de forma libre.

Marcelo Sandoval Vargas

Colectivo Sacco y Vanzetti

13
Jul
08

platica y convivio en memoria de la revolución española

22
May
08

Jornadas contra la Represión

02
May
08

1° de Mayo Anticapitalista y Contra el Estado

Este primero de mayo de 2008 en Guadalajara, la Red Mexicana de Trabajo Sexual y los Colectivos, Organizaciones e Individuxs Libertarios marchamos autónomamente al margen de los partidos, gobiernos y sindicatos corporativos y autoritarios, para recordar luchando y resistiendo la huelga general de 1886 en Chicago donde fueron asesinados y reprimidos miles de trabajadores por alzar el grito de revolución social.

La marcha recorrió los lugares donde laboran lxs trabajadorxs sexuales en los que diariamente viven la represión, la discriminación y la explotación del Estado y los Capitalistas, el parque Morelos que esta bajo la amenaza de ser privatizado por el Ayuntamiento de Guadalajara para crear un corredor turístico que busca despojar a miles de personas de sus casas y lugares de trabajo y termino la marcha en el parque Revolución espacio que el movimiento anarcopunks a defendido por doce años de los intento de los gobiernos y sus policías de limpiar los espacios públicos donde los jóvenes crean relaciones de solidaridad, convivencia, organización y resistencia.




septiembre 2017
L M X J V S D
« Ago    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 22 seguidores