Archive for the 'coyuntura' Category

23
Jul
12

Foro-Debate en el Centro Social Ruptura

11
Jul
12

Ante la perversión y penetración del discurso electoral del poder y el dinero, la resistencia anticapitalista

Ante la perversión y penetración del discurso electoral del poder y el dinero, la resistencia anticapitalista

Rafael Sandoval Álvarez

El momento político que se vive, con la indignación que causa el caer en cuenta de que las elecciones son parte de un sistema político en el que no cuenta la voluntad popular, muestra que la vía electoral para conseguir un sistema de gobierno democrático no sirve. A pesar de las evidencias del fraude, se legitima a quien es puesto en el lugar de candidatos y gobernantes por los capitalistas, y no por que sean realmente los que hayan elegido la mayoría de los votantes (siempre menos que los que nos abstenemos de participar en la farsa) sino por es suficiente con que las elecciones sigan siendo legitimadas por quienes votan.

A pesar de saber que los grandes capitales y el aparato de Estado paga y manipula a los medios de comunicación (incluidos ahí toda clase de periodistas, editorialistas, encuestólogos, etc.), a los votantes que venden su voto, a los funcionarios y burócratas de las instituciones que se encargan de operar la farsa electoral, las elecciones logran convocar a poco más del 40% de los electores.

Sabemos que los políticos profesionales de los partidos opositores también viven de eso, son parte del sistema político que se encarga de controlar y dominar a la población y de aplicar las políticas económicas y sociales, las estrategias de seguridad policiacas que convienen a los capitalistas. Sabemos que quede quien quede en los puestos de gobierno operará dichas políticas. Sabemos quienes son los equipos que rodean a los candidatos que parecen honestos y que por más que quieran (estoy suponiendo que hay uno que otro candidato honesto y que quisiera gobernar para el pueblo) serán copados por el sistema político, por el dinero y el poder. Son esos políticos profesionales de los partidos de oposición y sus acompañantes de las Organizaciones No Gubernamentales, de las asociaciones civiles, de las organizaciones sociales corporativas, quienes logran convocar la ilusión de la mitad de ese 40 % de votantes. Hoy todos han logrado convocar a una manifestación publica sin precedentes en los últimos veinte años (luego de las de los años noventas que convocaron los zapatistas, las protestas por la explosión del sector reforma y el asesinato del cardenal Posadas), pero nos seguimos preguntando hacia dónde se dirige el descontento.

Los políticos profesionales seguramente procederán para que les concedan una mayor porción del poder del Estado y mayores cantidades de dinero para que sigan haciendo política con el único fin de mantenerse en el poder gubernamental. Los colectivos y personas que luchan por un cambio verdadero, se enfocarán en la perspectiva de cambiar las formas de entender y hacer política, más allá de los márgenes del capital y el Estado. Sabemos que hay quien dentro de las movilizaciones apuesta a cambiar las formas de hacer política. También que está lleno de grupos políticos y personajes que persiguen conservar sus cotos de poder ante el peligro de despojados por la estrategia neoliberal de guerra por la que optaron los grandes capitales.

En estas movilizaciones se observa a miles de personas de la clase media que estuvieron dispuestos a votar y hoy a movilizarse en contra de la imposición anunciada. Muchos de ellos no son ingenuos, aunque creyeron que podría derrotar a la maquinaria del fraude, saben que no se puede demostrar, de acuerdo con la legalidad secuestrada y tramposa, el proceso de defraudación. Por eso, habría que cuestionarnos si la movilización, además de sublimar el coraje y la desesperación, pretende negociar que el mal no sea mayor sino un mal menor al busca una garantía de que no van a perder privilegios que les ha concedido el propio sistema político: la seguridad de que no los alcanzara la guerra, la que ya viven los de abajo, la seguridad del empleo y el salario que actualmente tienen, que no destruirán sus negocios y pequeñas empresas, que no perderán sus puestos de dirección en alguna de las instituciones de educación, salud, etc., donde se han venido desempeñando.

Por cierto, es de agradecer que los militantes de base de los partidos y organizaciones sociales electorales en esta ocasión no nos hayan echado la culpa a los abstencionistas del fraude de que fueron objeto. A los abstencionistas nos indigna que defrauden a quienes votaron honestamente.

Los de abajo que viven la guerra total del capital, no se movilizan de esa forma ni en tiempos electorales. La resistencia anticapitalista tiene otros ritmos, otros tiempos y espacios de lucha. En tiempos de guerra no se opta por votar para legitimar la guerra.

Pensar las elecciones con la vieja forma de entender la política, como estrategia (sea leninista o burguesa, que es el mismo paradigma liberal) para tomar el poder del Estado, explica por qué se cree que del voto depende el cambio de régimen. Así se vende en la propaganda electoral el producto del negocio del poder, pero el que se logre o no un cambio de régimen no depende de votar por uno u otro candidato. Se olvida que cuando se derrotó al pri en las urnas ni siquiera cambio el régimen político, si acaso hubo una modificación del sistema de gobierno: de un partido de Estado a uno de partidos de Estado.

Seguir leyendo ‘Ante la perversión y penetración del discurso electoral del poder y el dinero, la resistencia anticapitalista’

28
Ene
08

La política del espectáculo. El ocaso del Foro Social Mundial-jalisciense.

  Rafael Sandoval Álvarez

hausmann_espiritu_tiempo.jpgCuando las luchas con sus potencialidades en lo internacional, nacional y local están en un punto que pueden romper el equilibrio en que los gobiernos las contienen a través de la represión y el miedo, el Foro Social Mundial (FSM) paradójicamente da muestras de su ocaso.

La política y los movimientos sociales

Dar cuenta de las políticas organizativas y las formas de hacer política de los movimientos sociales es imprescindible para entender para donde van, cual es su horizonte de futuro. Mostrar los condicionantes en el devenir del proceso organizativo de los sujetos que constituyen los movimientos sociales, y de cómo la propia cuestión organizativa es la mediación entre las formas de hacer y la transformación social, permite entender la posición política  desde el sujeto.

Ello considerando que el tipo de política y las formas de hacer no están separadas del tipo de país y de futuro que se quiera, así podemos identificar en qué sentido se establecen las posiciones y el lugar desde dónde se hace política. Esto empezó a ser importante para un sector del movimiento social, ya que modificó su idea de que para cambiar el sistema social no era necesario hacer política en la perspectiva de tomar el poder sino en la de construir autonomía en las formas de gobierno y en las formas de producción. 

Así, las formas de hacer política se convirtieron en un problema, que hasta entonces no se había presentado como obstáculo para el establecimiento de alianzas sociales, debido al significado que tiene al reivindicarse como medio-fin en la perspectiva de generar la ruptura con el sistema político y lo que en ello subyace respecto de la posición de pretender o no tomar el poder y el Estado. Además, en la conformación de la correlación de fuerzas, el método y las formas de hacer política son parte de la estrategia de construcción, en tanto se convierte a los medios para hacer política en una forma instrumental para conseguir fines, los principios se pervierten y los sujetos de la política se convierten en meros medios para conseguir objetivos que en nada podrán contribuir a la emancipación de los propios sujetos.

Conviene detenerse en este aspecto pues es aquí donde se materializa el método de hacer política de las organizaciones no gubernamentales y las organizaciones partidarias, en particular de sus cuadros políticos, que son o buscan ser parte orgánica de los gobiernos de alternancia, de los gobiernos progresistas, de los llamados de izquierda y demás cosas por el estilo.

Seguir leyendo ‘La política del espectáculo. El ocaso del Foro Social Mundial-jalisciense.’

09
Ene
08

El despojo y la represión como escenario para la lucha anticapitalista (coyuntura política del 2007, segunda parte)

Marcelo Sandoval Vargas
Rocío Salcido Serrano
Rafael Sandoval Álvarez
Diciembre del 2007

7. Despojo y terrorismo como política de Estado

Desde el primer año de gobierno de Felipe Calderón resultó evidente la continuidad en las acciones que configuran la política de terrorismo de Estado que venían aplicándose desde el sexenio de Salinas de Gortari, que por cierto, ha sido operada por la clase política desde los distintos niveles del sistema político. Ejemplos de ello son los cambios en los códigos penales avalados por todos los partidos políticos, la represión a todo forma de disidencia política que practicaron gobernadores y presidentes municipales; la exculpación, por parte de magistrados y jueces, de gobernantes, funcionarios públicos y empresarios que cometen todo tipo de crímenes, la actuación de los militares en la guerra de contrainsurgencia contra los pueblos y comunidades indígenas. Estas son sólo algunas referencias de lo que un gobierno autoritario y represivo es capaz de realizar, además de ser el operado de una nueva estrategia de colonización y explotación de territorios y comunidades, en pleno siglo XXI.

Por otro lado, el terrorismo de Estado, aunado a la insatisfacción popular ante la cerrazón de la clase política y los dueños del dinero, aparte de la miseria de millones de mexicanos, hace recordar el ambiente que prevalecía en los primeros años de los siglo XIX y XX, todas ellas situaciones que provocaron revoluciones. De igual forma se activa la memoria sobre cómo hemos padecido el terrorismo como estrategia para garantizar el despojo y la explotación que los sujetos del poder han impuesto desde entonces.

En el año del 2007 la política de despojo, represión, desprecio y explotación se ha consolidado. Ante el aumento de resistencias que han dicho ¡Ya Basta!, los grupos de poder político y económico, incluyendo sus socios en el hampa organizada, están optando por fragmentar y dividir-se el territorio nacional diseñando un sistema de control estatal por regiones y zonas metropolitanas que, en las próximas elecciones, se podrá observar como una reconfiguración de tales grupos en la delimitación de sus territorios de influencia.

Parte de esa estrategia es el uso de la fuerza, a la que el Estado ha recurrido, para despojar a los pueblos de sus territorios, del agua, los bosques y la biodiversidad, con la falacia del ‘progreso’ en su fase ecoturística; siendo el control militar y policiaco, operado como política de tolerancia cero (expresión de la Guerra de Baja Intensidad), que consideran les dará como resultado continuar acumulando capital y mantenerse en el poder estatal.

En este contexto, la guerra y la violencia son una forma de hacer política que se puede generalizar ante la desesperanza provocada por tanta represión y terrorismo del Estado. Precisamente por ello, resulta importante señalar que cuando se opta por una política donde el fin justifica los medios, se cae en el dominio y la lógica de las relaciones sociales capitalistas que siempre son de dominación, ya que significa recurrir a la misma forma de hacer política: la violencia y las armas contra los otros; esto no significa que la opción de la autodefensa a la que recurren pueblos y comunidades sea ilegítima.

Con todo, consideramos que el gobierno federal asume esa política terrorista porque le teme a otras formas de hacer política, particularmente aquellas que no sean violentas ni armadas y que surgen de la organización autónoma y los procesos de emancipación generados en miles de espacios que están fuera de su alcance, pues su tiempo y calendario es otro, no el de lo político en sí mismo, sino el de la reproducción de la vida.

Así es como podemos explicarnos que la política de guerra de baja intensidad tenga una mayor fuerza en territorios indígenas, especialmente en los zapatistas (por eso, el potencial de La Otra Campaña que el EZLN venía realizando por todo el país, se obstruye y desarticula). Una muestra de esto la presentaron un conjunto de organizaciones y personas adherentes a la iniciativa de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, pertenecientes a diversas regiones del país, pues fueron testigos de lo que está sucediendo en Chiapas. Como resultado de esta investigación y documentación señalan que:

1. En distintos municipios autónomos del territorio indígena chiapaneco las comunidades Bases de Apoyo Zapatistas se están enfrentando a una estrategia coordinada de despojo de tierras y hostigamiento, donde participan instancias de los tres niveles de gobierno y, en ocasiones, vinculadas con grupos paramilitares. En los casos documentados la estrategia sigue un patrón que combina invasión de tierras, amenazas de muerte, hostigamientos y agresiones físicas, sicológicas, así como destrucción de propiedad y recursos naturales, además del despojo jurídico de tierras donde las organizaciones invasoras actúan conjuntamente con instituciones judiciales y agrarias locales y federales.
2. Los gobiernos federal, estatal y municipal, a través de las instituciones agrarias y en relación con el Ejército Federal y la Seguridad Pública, operan una estrategia de contrainsurgencia dirigida tanto a las Bases de Apoyo Zapatistas como a sus autoridades autónomas, otorgando títulos agrarios a organizaciones indígenas, particularmente adversas a los zapatistas y en diversos casos armadas, estas organizaciones ocupan tierras recuperadas por el EZLN en 1994, pero el despojo se concreta jurídicamente constituyendo nuevos ejidos. Entre estas organizaciones se encuentran la Organización para la Defensa de los Derechos Indígenas y Campesinos (OPDDIC) o la Unión Regional Campesino Indígena (URCI), o bien, involucrando a organizaciones con frágiles relaciones con los pueblos autónomos zapatistas como la Asociación ARIC-Unión de Uniones (Histórica), la ORCAO, la Unión de Ejidos de la Selva y la OPAZ.
3. Debido a la constante presión de unidades militares, policías estatales y grupos paramilitares, la situación de los pueblos zapatistas se agrava alarmantemente, perturbando el desarrollo de los proyectos autónomos. Los más afectados son los niños y las niñas, las mujeres y los ancianos, pues viven agresiones constantes en su integridad física, en sus bienes, en su tierra y territorio.

Seguir leyendo ‘El despojo y la represión como escenario para la lucha anticapitalista (coyuntura política del 2007, segunda parte)’

09
Ago
07

El despojo y la represión como escenario para la lucha anticapitalista

ante-represion_8-26-06.jpg  Coyuntura política del 2007

Marcelo Sandoval Vargas

Rafael Sandoval Álvarez

Roció Salcido Serrano

Julio del 2007

Al iniciar el año 2007 se pudo sentir la intensificación de la crisis del sistema político; es decir, de las instituciones del régimen mexicano, del sistema electoral, del sistema de gobierno y del sistema de partidos, todo lo cual había garantizado la explotación y dominación de una clase social, la llamada burguesía capitalista, sobre los trabajadores de la ciudad, el campo y el mar.

El aspecto que considero necesario resaltar es cómo esta crisis resulta de llegar al límite de obligar a la mayoría de los mexicanos a pasar hambre, a sufrir de enfermedades curables, a ser objeto de muerte por vivir en condiciones de miseria y además desatar una ofensiva violenta para despojar de su tierra y sus recursos naturales a millones de indígenas, campesinos y pescadores, rompiendo sus formas de vida cotidiana y comunitaria.

La razón que sustenta esta política es la acumulación de capital, la ganancia, el dinero, no importa el costo ni la perdida de seres humanos ni la destrucción de la naturaleza. Los capitalistas saben que esto conlleva riesgos pero están dispuestos a todo con tal de satisfacer sus perversos deseos de acumulación que sólo muestra su incapacidad de satisfacer sus necesidades en forma sana; o pensemos para que le sirve a los capitalistas acumular cientos o miles de millones de pesos.

Qué razón se encuentra en explotar el trabajo de los demás para acumular riqueza, en explotar hasta destruir la naturaleza para acumular dinero. Tendrá disculpa dejar en la miseria a millones de seres humanos sólo por el placer perverso de acumular y acumular. Raúl Páramo en su nuevo libro El psicoanálisis y lo social, sostiene que existe una “psicopatología de la avaricia” que representa a nivel microsocial, individual, el alma del sistema capitalista. Seguramente el hecho de ilusionarse con sustituir la felicidad y la seguridad personal con la acumulación de dinero puede ser una idea  generalizada gracias a la perversidad de la educación impuesta por la misma burguesía capitalista durante cientos de años, y con ello personas que justifiquen a los explotadores y al propio sistema capitalista y hasta aspirar a ser como ellos.

Por esta cuestión es que no es suficiente sólo combatir a los capitalistas, no es suficiente luchar contra la explotación y la dominación, no es suficiente hacer la defensa de la tierra y el territorio; también es necesario construir una forma diferente de relaciones sociales donde se inhiba el poder sobre los otros y la enajenación del trabajo. Es decir, una forma diferente de hacer política, de mandar-obedeciendo, de producir, de comunicación, pues el capitalismo produce la relación de dominación y al mismo tiempo la mentalidad que la justifica y legaliza.

Es imprescindible construir relaciones sociales con base en la satisfacción de las necesidades y el respeto a las diferencias de los sujetos, por ejemplo la diversidad de culturas de los más de sesenta pueblos que habitan el territorio mexicano desde hace miles de años; es indispensable construir la democracia y gobierno en formas de autogobierno y servicio a la comunidad; será ineludible el cambio en la relación con la naturaleza.

Seguir leyendo ‘El despojo y la represión como escenario para la lucha anticapitalista’




mayo 2017
L M X J V S D
« Ago    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 21 seguidores