Archivos para 25 noviembre 2008

25
Nov
08

Libre Gerardo Armendáriz

Acaba de ser liberado Gerardo Armendáriz,
tras 6 meses de prisión política

Poco después de las 4:00 pm el compañero Juan Gerardo Armendáriz García fue liberado tras haber permanecido más 6 meses en prisión acusado de Despojo de Inmueble en grupo.

Después de haber obtenido los otros 4 detenidos su exoneración del caso a través de un amparo federal en semanas pasadas, la Juez que ve la causa se vio obligada a modificar el auto de formal prisión, quitando la agravante de grupo, e imponiendo una fianza el día de ayer.

Tras haberse pagado la fianza, el compañero recuperó su libertad, y, aunque continúa aún bajo proceso, las pruebas amañadas y falsas proveídas por la fiscalía y los empresarios de la vivienda no surtirán efecto para volver a privar de su libertad a nuestro compañero pues seguiremos luchando y movilizándonos hasta que sea totalmente absuelto de las injustos y falsos cargos tras los cuales su aprisionamiento político se amparaba.

Su liberación nos alegra a familiares, compañeras y compañeros de lucha, tras 6 meses de encierro la lucha y la movilización abrieron hoy las rejas que lo mantenían cautivo y reafirman nuestro dicho de que sólo la difusión, la acción y la lucha organizada pueden liberar a las y los compañeros que todavía permanecen tras las rejas de la represión de Estado.

¡Libertad a todas las y los presos políticos de México y el mundo!
¡Abajo los muros de las prisiones!

21
Nov
08

Encuentro anarquista en Guadalajara. Autocríticas, posibilidades y proyecto

El sábado 14 de junio del 2008 en Guadalajara, facilitado por la asistencia de muchos compañeros de varias ciudades al concierto de Los Muertos de Cristo y por iniciativa de algunos de ellos, se realizó un encuentro anarquista con la participación de gente de Oaxaca, Toluca, Cuatlitlán Izcalli, Ecatepec, Colima, Cd. Guzmán, Tuxpan (Jal.), Tepic, D.F., Edo de México, Cancún, Tlaquepaque, Sonora, San Luís Potosí, Veracruz, Guerrero, León, Querétaro, Culiacán, Guanajuato, Guadalajara, Zapopan, entre otros.

Se pensó como un espacio para conocernos y re-encontrarnos, saber donde estamos, que hacemos y que queremos construir; un primer contacto para crear vínculos y espacios de trabajo comunes, reforzarnos localmente al mismo tiempo que creamos un lugar de organización a nivel nacional.

La reunión sólo implicaba un primer momento de un proyecto a largo plazo, un acercamiento para discutir y vincularnos que nos sirviera como el germen, la base para comenzar a pensar y trabajar en una estructura organizativa en función de nuestras necesidades y capacidades, donde lo importante no son los encuentros nacionales o el nombre de la organización sino el trabajo permanente de construcción.

Y donde se vea además, la necesidad de trascender las reuniones como lo decían los compas de Oaxaca; ya tenemos experiencias donde lo único que vinculaba eran los encuentros anuales y se demostró la fragilidad a la hora de responder a una represión como fue la de Guadalajara en 2004, por lo tanto la necesidad esta en fortalecernos localmente y desde ahí articularnos en acciones concretas e iniciativas políticas, ya que esto nos puede hacer dar el salto a otra forma de organizarnos.

En esta perspectiva, lo principal es el proceso de llegar a los encuentros y el comienzo puede estar en promover espacios de dialogo, en donde estamos y desde lo que somos, para reconstruir nuestra historia más reciente, para saber desde donde nos posicionamos, que referencias y experiencias tenemos; y logrando compartir esto entre cada espacio promotor de cada localidad, permitiéndonos saber donde nos situamos y tener un mapeo del movimiento en el país. Así, lo importante no es pensar que un congreso fundacional y el nombre de la organización nos sostendrán el proyecto, ya que esto sólo resultara en algo artificial, sino la estructuración ya en concreto que comienza con conocernos, saber donde estamos y que hacemos.

Saber cual es nuestra situación actual, con nuestras capacidades y necesidades nos ayudara a pensar en que es lo que queremos y podemos conformar, en función de que y para que y así, impulsar que los diferentes espacios y perspectivas de trabajo se articulen, reconociendo que no hay una sola forma de organizarnos, sino que esa pluralidad de hacer que somos en cada lugar se tiene que mantener y respetar, porque es lo que nos configura y nos permitirá crear un espacio común en función de lo que existe.

Tenemos en nuestra historia reciente un camino recorrido que nos sirve para saber que es lo que queremos y que no es posible seguir reproduciendo. La Red de Información de Voces Autónomas Libertarias (RIVAL) y la Coordinadora Libertaria, aunque proyectos que no fructificaron como hubiéramos querido y esperado nos significan hoy referencias en la práctica diaria del proceso de estructuración, nos pueden señalar avances y retroceso en el trabajo, ya que al conocer las experiencias y referencias de organización y trabajo podemos ver el camino recorrido con nuestros aciertos y fracasos, facilitándonos el hacer rupturas y continuidades en las formas de hacer política que venimos haciendo y así no creer que estamos partiendo de cero sino que tenemos experiencias que nos sirven para crecer y replantearnos lo que construimos cada persona, colectivo, organización, etc. en ese aislamiento en el que nos encontramos ahora.

En primer lugar habría que ser conscientes que el movimiento anarquista en México tiene un devenir histórico fragmentado, son historias con momentos manifiestos y otros latentes donde parece casi desaparecer del espacio de los conflictos sociales; tiempos donde su práctica política ha generado importantes procesos de organización, lucha y rebelión, junto a tiempos donde la inserción social es casi nula, es decir, no tenemos proyectos de largo plazo, siempre la guerra y la represión del Estado los han frustrado.

En este sentido, dependerá de nosotros en el tiempo actual el dar un sentido y un vínculo a nuestra historia del anarquismo en México que nos aparece parcelada, no como una lista de hechos ordenados cronológicamente con una evolución artificial de las ideas y las prácticas. De lo que se trata es de construir una articulación de nuestros pasados desde la memoria, que es donde adquieren vitalidad y actualidad, mostrar las rupturas, continuidades y creaciones que permitirán configurar un proyecto anarquista en función del ahora para crearnos un futuro.

Pero uno de los aspecto, que desde ya es relevante ir discutiendo, pensando y ensayando es la forma de trabajo militante del compromiso, la responsabilidad y el apoyo mutuo, nuestra historia reciente como movimiento nos ha mostrado que es una necesidad. El adquirir otra actitud en nuestros colectivos, organizaciones, grupos y en lo individual donde el que propone lo hace, donde los acuerdos se lleven a cabo, donde la discusión y la autocrítica nos nutran para permitirnos plantearnos otros horizontes en lo organizativo y político.

Aunque partiendo de la perspectiva de que llevar a la práctica esta proyecto de trabajo no se adquiere de manera mecánica, ni automáticamente sólo por voluntad o por repetirlo una y otra vez, sino que se va a aprendiendo y experimentando a través de la experiencia, la participación, las iniciativas y la formación. El trabajo político militante es una construcción, un proceso que se tiene que ir haciendo y pensando.

No podemos seguir reproduciendo esa actitud como la de este encuentro de Guadalajara donde la mayoría de la gente se fue después del desayuno, despreciando el esfuerzo que implico preparar la reunión, sin importar que algunos colectivos habían dedicado tiempo en discutir la importancia de este y el haber preparado una idea, un comentario, una intervención para compartirla, quebrando el objetivo de no esperar a la parte concluyente donde se intentaría acordar algunos trabajos e iniciativas para darle inicio a un proyecto de construcción a largo plazo, de una estructura organizativa.

Parece que lo único importante era ponernos a regañar a todos lo asistentes por no hacer las cosas y sólo hablar, como si el encuentro se tratara de una tribuna para calificar al más activista que tiene el derecho de reprochar a los demás; por no hacer una marcha en Guadalajara de todos los grupos y personas del movimiento que hay en el país a la siguiente semana del encuentro; por no estar viajando a cada estado donde pase algo como si fuéramos profesionales de la política, donde sólo es el sitio provisional para esperar a que ocurra algo en otra parte al que rápidamente hay que lanzarse para seguir con el turismo “solidario”.

Este encuentro sigue reproduciendo esa lógica irresponsable que nos mantiene hasta ahora desorganizados y aislados, donde no caminamos ni crecemos, significa la continuidad de una dinámica que nos mantiene separados y desvinculados como -proyecto de construcción de un- movimiento de los procesos de lucha y resistencia, no podemos seguir pensándonos fuera de la realidad cotidiana, es decir, nuestros posicionamientos contra las instituciones que sostienen el Estado y el Capitalismo, las relaciones de poder, autoridad, explotación, dominación se tienen que mostrar en concreto, ahí donde el sistema se padece en la vida diaria, al mismo tiempo que con nuestra organización se muestre ese mundo nuevo volviendo viable el proyecto anarquista, poder presentarlo como una propuesta de construcción de relaciones sociales libres y solidarias desde la vida cotidiana, ya que muchas de las veces el discurso en abstracto, la dogmatización e ideologización del anarquismo lo único que logra es volverlo obsoleto al desaparecer su actualidad, desvinculándolo de la vida.

Ahora se nos ha presentado la necesidad de construir un movimiento organizado, parece que no corresponde a algo artificial, sino que se relaciona a un contexto del movimiento en que nos encontramos ahora, existe la potencialidad sólo falta que la despleguemos con nuestro hacer.

Por lo que si logramos ir más allá de encuentros como esté es posible ver en personas y grupos la necesidad de trabajar de otro modo, pensando en el largo plazo, donde lo importante es la creación de proyectos e iniciativas para la construcción de la autonomía y la autogestión en concreto, para traspasar la dinámica movimientista de sólo estar reaccionando a lo que nos ocurre, esta forma diferente de hacer organización y trabajo no es espectacular ni produce prestigio, tampoco da resultados inmediatos sino que se construye diariamente, esta forma de hacer política es mas lenta y se hace en silencio no es para ver los frutos que dan el premio al más revolucionario, significa cumplir con un compromiso auto-adquirido de forma libre.

Marcelo Sandoval Vargas

Colectivo Sacco y Vanzetti




noviembre 2008
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 21 seguidores