Archivo para 24 agosto 2007

24
Ago
07

Hostigamiento policial y resistencia libertaria

resistencia-2.gif La política represiva del Estado Mexicano, a través de los aparatos policíacos y militares, se hace manifiesta cotidianamente como guerra de baja intensidad, es decir, una estrategia donde el hostigamiento, las revisiones y el desgaste de la policía contra quienes conviven en los barrios, contra quienes toman espacios (como parques y plazas) para convertirlos en lugares libres y autónomos desde los cuales manifestar su ser-hacer como diferentes, contra colectivos que estan generando procesos autoorganizativos y autogestivos es permanente; y tiene  la intención de limpiar los espacios y privatizarlos, para que lo que exista no sean relaciones sociales comunitarias y de solidaridad sino de consumo, entre mercancías y cosas.

En la ciudad de Guadalajara el movimiento anarquista ha vivido en esta guerra de baja intensidad y la ha resistido por más de 15 años, desde la represión del 28 de mayo de 2004 donde se sufrieron detenciones, tortura, desprestigio mediático, desarticulación y presencia permanente de policías en los espacios de los colectivos, hasta las cotidianas revisiones y hostigamientos contra cualquiera que tenga una estética anarcopunk, son en estos espacios en los que generan procesos organizativos e iniciativas donde la represión cotidiana se hace manifiesta, pero también la resistencia libertaria.

En la historia del tianguis cultural, que nace (en el ex-convento del Carmen) como una iniciativa de trabajo autogestivo y de difusión de ideas, se vivieron en un principio las detenciones y los golpes como un intento de limpiar un lugar identificado con la burguesía y el clero, represión que se convierte (al cambiarse a la plaza Juárez) en cooptación y  hostigamiento permanente de la policía contra cualquiera que estuviera en el espacio, con la intención de transfórmalo en un lugar de mero consumo.

El parque revolución, donde muchos colectivos lo han ocupado como un punto de organización y para hacer actividades, comenzó con una lucha ante las permanentes detenciones y revisiones producto de una política de Estado discriminativa y xenofobica.

Y la Pila Seca en Tlaquepaque, que desde 2004 se convirtió en una referencia para el movimiento anarcopunk, inicio con la resistencia libertaria ante el cotidiano hostigamiento y la presencia permanente de la policía con rondines en los momentos de asamblea y confluencia.

Ahora que en la ciudad se viene dando un proceso de reorganización de colectivos en donde se esta trabajando en la formación y estudio, así como en la recuperación y potencialización de espacios autónomos, dentro de la cual se comenzó una campaña de información para resistir contra el hostigamiento policial, los aparatos represivos han dado el primer paso  en su estrategia de guerra de baja intensidad contra los colectivos La Mesa, la Cooperativa Regeneración y Sacco y Vanzetti, mediante amenazas y revisiones llegaron el pasado sábado 18 de agosto a la 7:00 de la tarde al parque Grecia (enfrente del Tianguis Cultural) en el que estábamos reunidos y con una actitud violenta y bajo el pretexto del consumo de drogas para infundir el miedo y la desmovilización, intentaron revisarnos, disolvernos y detenernos, se resistió utilizando sus mismas reglas, es decir, las garantías individuales (en la constitución esta marcada la libertad de asociación y reunión), avisándoles que se les iba a denunciar públicamente en la prensa y en Derechos Humanos, a lo cual los policías no supieron que responder y se retiraron.

Cuando en los colectivos y organizaciones libertarias se presenta la necesidad de resistir contra la represión tenemos que tomar en cuenta que nuestra lucha es asimétrica, no actuar ni en el tiempo ni en el espacio del Estado, si lo que buscan es confrontación respondemos desde sus argumentos y sus leyes, si lo que buscan es el dialogo para cooptar y fragmentar nosotros decimos ninguna empatía con el poder.

17
Ago
07

A 80 años del asesinato de Sacco y Vanzetti.

                   Libertad de las cadenas del olvido.

berman.jpg

Bartolomeo Vanzetti y Nicola Sacco fueron asesinados por luchar. El Estado y los capitalistas encarcelaron y ejecutaron a dos libertarios para, como ahora, intentar aplicar una doble muerte, una física por medio del asesinato y la desaparición, la otra a través del olvido.

En las ruinas que va dejando tras su paso la historia de los que dominan, vamos acumulando muertos, derrotas y olvidos, la Historia del Poder nos ofrece un pasado que esta cerrado, un punto estéril y fijo en el tiempo de la humanidad. Pero las historias de rebeldías y resistencias de ayer y hoy se encuentran en una constelación, en ese instante de lucha se abre el pasado y vuelve a tener vida y movimiento, irrumpe en el tiempo actual cuando lo convocamos y nos inspira.

Así como actualmente se encarcela, desaparece y mata a quien lucha y se rebela, a quien desde la autonomía y la autogestión genera procesos autoorganizativos; Sacco y Vanzetti fueron ejecutados por el Estado bajo una lógica que implementa la represión para inhibir y desarticular a las organizaciones y movimientos a través del terror

Lo actual de la experiencia de estos dos libertarios, para la situación presente de represión cotidiana contra colectivos y organizaciones es que el Estado intenta siempre que la defensa y solidaridad con los que la sufren y con los presos se lleve a cabo en el espacio de lo legal, con sus reglas, es decir, que entremos al tiempo del poder mediante el desgaste económico, juicios largos, generalización de un ambiente de terror y fragmentación; Sacco y Vanzetti, el 28 de mayo de 2004 en Guadalajara, Atenco en 2006 y Oaxaca son sólo algunas referencias que dan cuenta que el hecho de comprobar la inocencia de los presos nos es suficiente más si queremos inhibir la represión desde la lógica del poder.

Liberar las potencialidades de las astillas pasadas libertarias nos permite en el presente no olvidar, la memoria de un pretérito que esta en movimiento y esta vivo actualiza el hacer actual, convocar nuestras experiencias ácratas en el ahora tiempo puede ser una forma de evitar el uso dogmático de nuestras ideas y en cambio plantearnos el pensamiento anarquista desde los propios tiempos de la acción.

Porque una forma de olvido es mostrarlos como soñadores e idealistas ingenuos, asesinados por error por un delito común; pero en cambio, porque no pensar que la detención y asesinato de Sacco y Vanzetti tuvo toda la intención, por parte del Estado, de golpear el movimiento anarquista de Estados Unidos, fue una estrategia para inhibir el trabajo organizativo, de propaganda y sindical que se venía desarrollando.

10
Ago
07

Sobre la organización y desorganización de la CNA en México

abc.gif                                                                                       Rodolfo Montes de Oca (cnavzl@yahoo.es)

Después del Encuentro Internacional Anarquista, celebrado este año en el DF, se decidió de manera unánime intentar una reagrupación y consolidación de la Cruz Negra Anarquista en México. Antes de pretender convertirme en algún gurú, o de querer dictar directrices de cómo organizarse, actitud que podría ser catalogada como reprochable, lo que busco es dar un par de consejos a mis compañeros sobre casi 4 años de organización y desorganización de la CNA en Venezuela. Por ello, he impulsado por el afecto que le tengo al movimiento mexicano, decidí escribir un par de comentarios, que espero que les sean útiles.

Para comenzar toquemos el tema cuantitativo de la fuerza, o número de militantes como más les guste catalogarlo. Desde mi perspectiva los anarquistas siempre han sido pocos y seguirán siéndolo (exceptuando la anomalía ibérica del 36) esto hace que ante los colosales retos que nos hemos planteado, sean pocos los compañeros que se dediquen de lleno a la lucha contra las prisiones. Por lo general las Cruces Negras son llevadas por pocas personas y las iniciativas crecen debido a determinados hechos que motivan su expansión. Por ejemplo, la CNA de Brighton (Inglaterra) hasta 1988 era llevada por tan solo 3 personas. Después del “Reclaim the street”, donde hubieron cientos de detenidos, el grupo creció exponencialmente de 3 a 10 activistas. Otro ejemplo es cuando decididimos participar en el Foro Social Alternativo, para dicho evento contamos con 10 compañeros incansables que dieron lo máximo de sí, para poder realizar las actividades pautadas, luego de esa experiencia, la CNA local solo quedo reducida a un binomio. Con esto quiero recalcar que el número es irrelevante, lo importante es la profundidad de sus críticas y acciones. Nuestros recursos son escasos y muchas veces nuestras fuerzas efímeras. Eso hay que tenerlo siempre presente.

Bonanno fue más sabio al separar el movimiento ficticio del moviendo real. El ficticio es precisamente ese batallón de manifestantes que uno aprecia en los videos de Praga y Seattle, rio infinito de capuchas negras que toman por asalto las ciudades. Este movimiento es mediático porque al terminar la algarada ¿Dónde están los compañeros?, ¿qué paso con el rió negro?, ¿se secó? Es obvio que muchas veces nos movemos y pensamos sobre bases ficticias y no en las reales. Pues bueno, en el ámbito anticarcelario siempre observaremos el movimiento real, pequeñísimos grupos e individualidades luchando con las uñas por la materialización del abolicionismo penitenciario. Jamás veremos grandes mítines ni muchedumbres asediando una cárcel, por una razón básica: el hecho de que afrontar represión y cárcel conlleva grandes riesgos para el combatiente[1]. Por ello los invito a revisar la historia de la CNA escrita con sangre y presidio de sus animadores.

De esto se desprende que actualmente el viejo modelo federativo de organización ha entrado en crisis, convirtiéndose en carcamanes etapistas que poco o nada corrosivos son para el sistema. Pero tampoco es solución el individualismo infantil propuesto por algunos insurreccionalistas. En mi opinión las futuras CNAs y grupos anticarcelarios deben tener una formación ecléctica, es decir, tener un mínimo de estructura y organización interna, pero ser lo suficientemente flexibles para formar parte de plataformas o tan sencillamente para desaparecer o tomar otro nombre cuando las condiciones lo exijan. Encasillarse en siglas o dinámicas puede representar un error, ante la monotonía carcelaria, sus adversarios deben usar precisamente la innovación en sus estrategias y planteamientos.

Un ejemplo de ello es la CNA de Venezuela. En un comienzo nos considerábamos un colectivo, debido a nuestra inexperiencia y que mucha de la gente que se había comprometido decidió desertar de la iniciativa, nos decidimos constituir como un grupo de afinidad dentro de la Comisión de Relaciones Anarquistas (CRA)[2] para la solidaridad con los presos políticos y sociales. De esta experiencia decidimos constituirnos como un nuevo grupo de afinidad pero ahora alejado de la CRA. Esta idea tampoco cuajó y actualmente nos consideramos una ” tensión“, una tensión que crece o descrece según el estado anímico de sus instigadores, midiendo su efectividad no en número sino en acciones o actividades.

Esa flexibilidad es importante debido a que por lo general los Estados buscan criminalizar cualquier experiencia anticarcelaria porque precisamente ataca uno de sus elementos mas vulnerables, el preso… ¿Y porque es un elemento vulnerable? La respuesta es sencilla, porque el preso por lo general representa lo más explotado y vilipendiado del sistema. Sobre él se ensaña la mayor de las desidias y porque el preso ha cruzado la barrera legal para caer en el plano de la ilegalidad. Sin quererlo y muchas veces sin conciencia, el reo es un rebelde social. En lo personal no creo que exista un ” sujeto revolucionario” por excelencia como estipulaban los marxistas, pero si es cierto que el privado de libertad tiene un potencial insurgente difícil de negar.

Pueden existir tantas CNAs y grupos anticarcelarios como estrategias y objetivos ha seguir. Limitar su número es matar la diversidad y eso es imperdonable. Las CNAs no son una internacional plenipotenciaria, todo lo contrario. Son siglas con la cual se organizan aquellos compañeros que decidan combatir la institución penitenciaria y su nocivo papel en la sociedad. En tal caso lo importante es actuar y tener un mínimo de organización, o mejor dicho de comunicación, para saber como coordinar esfuerzos. Sin la necesidad de caer en el terreno de intentar imponer visiones o maneras de actuar únicas. Es decir, si el anarcopunk se siente a gusto realizando un concierto pro-presos y el insurreccionalista rayando paredes, ambas labores son valiosas e importantes.

En lo que si se debe hacer énfasis es en el uso del lenguaje, muchas veces tenemos las ideas muy claras pero no sabemos expresarlas- a mi me pasa-. Tratemos de dejar la jerga panfletaria y poco entendible para aquellos que frecuentan el mundillo libertario. Lo que se busca es hacerle entender al mexicano corriente, al que anda a pie, el vecino, el tío, el mozalbete de Televisa, la fanática de RBD; que el problema de la prisión es una problemática que nos afecta a todos, y no solamente a un grupo o sector marginado. Que la única condición para ir preso es salir a la calle, como la única condición para morir es vivir, que no es una realidad distante y que en cualquier momento le puede afectar. Cuando logremos romper el cerco informativo y hagamos entender al colectivo social que la lucha contra las galeras en una lucha de todos, en ese mismo instante estaremos encendiendo la mecha de la pólvora.

Con referencia al caso mexicano (sin ánimos de sonar regionalista) más que un reagrupamiento de CNAs, considero que en México se debe crear es una Coordinación de colectivos e individualidades anticarcelarias, con múltiples individuos y objetivos ha cumplir, respetando de esta manera los grupos de ayuda a presos ya existentes[3], cualquier medio o herramienta es valida, desde un fanzine hasta una banda, es una labor de todo aquel que se aprecie de ser un anarquista; entender y comprender que el abolicionismo anticapitalista forma algo inmanente o inherente a nuestro ser. Recordar siempre como diría Miguel Arcángel Roscigna en sus inagotables palabras ” La solidaridad entre los ácratas, no es solo palabra escrita“. Con nuestra predica rompamos el silencio de las prisiones y preparémonos para las tormentas que se avecinan.


[1]Sobre esto invito leer los artículos “Nuevos y viejos teoremas inquisitoriales contra la CNA” y “Las CNA en la mira”

[2]Antiguo grupo redactor de la publicación bi-mensual “El Libertario” ahora llamado Colectivo Editor del Libertario.

[3]El Colectivo Sacco y Vanezetti de Guadalaja, el fanzine Prisión Demolición o el Colectivo Todos somos Presos de Oaxaca.

09
Ago
07

El despojo y la represión como escenario para la lucha anticapitalista

ante-represion_8-26-06.jpg  Coyuntura política del 2007

Marcelo Sandoval Vargas

Rafael Sandoval Álvarez

Roció Salcido Serrano

Julio del 2007

Al iniciar el año 2007 se pudo sentir la intensificación de la crisis del sistema político; es decir, de las instituciones del régimen mexicano, del sistema electoral, del sistema de gobierno y del sistema de partidos, todo lo cual había garantizado la explotación y dominación de una clase social, la llamada burguesía capitalista, sobre los trabajadores de la ciudad, el campo y el mar.

El aspecto que considero necesario resaltar es cómo esta crisis resulta de llegar al límite de obligar a la mayoría de los mexicanos a pasar hambre, a sufrir de enfermedades curables, a ser objeto de muerte por vivir en condiciones de miseria y además desatar una ofensiva violenta para despojar de su tierra y sus recursos naturales a millones de indígenas, campesinos y pescadores, rompiendo sus formas de vida cotidiana y comunitaria.

La razón que sustenta esta política es la acumulación de capital, la ganancia, el dinero, no importa el costo ni la perdida de seres humanos ni la destrucción de la naturaleza. Los capitalistas saben que esto conlleva riesgos pero están dispuestos a todo con tal de satisfacer sus perversos deseos de acumulación que sólo muestra su incapacidad de satisfacer sus necesidades en forma sana; o pensemos para que le sirve a los capitalistas acumular cientos o miles de millones de pesos.

Qué razón se encuentra en explotar el trabajo de los demás para acumular riqueza, en explotar hasta destruir la naturaleza para acumular dinero. Tendrá disculpa dejar en la miseria a millones de seres humanos sólo por el placer perverso de acumular y acumular. Raúl Páramo en su nuevo libro El psicoanálisis y lo social, sostiene que existe una “psicopatología de la avaricia” que representa a nivel microsocial, individual, el alma del sistema capitalista. Seguramente el hecho de ilusionarse con sustituir la felicidad y la seguridad personal con la acumulación de dinero puede ser una idea  generalizada gracias a la perversidad de la educación impuesta por la misma burguesía capitalista durante cientos de años, y con ello personas que justifiquen a los explotadores y al propio sistema capitalista y hasta aspirar a ser como ellos.

Por esta cuestión es que no es suficiente sólo combatir a los capitalistas, no es suficiente luchar contra la explotación y la dominación, no es suficiente hacer la defensa de la tierra y el territorio; también es necesario construir una forma diferente de relaciones sociales donde se inhiba el poder sobre los otros y la enajenación del trabajo. Es decir, una forma diferente de hacer política, de mandar-obedeciendo, de producir, de comunicación, pues el capitalismo produce la relación de dominación y al mismo tiempo la mentalidad que la justifica y legaliza.

Es imprescindible construir relaciones sociales con base en la satisfacción de las necesidades y el respeto a las diferencias de los sujetos, por ejemplo la diversidad de culturas de los más de sesenta pueblos que habitan el territorio mexicano desde hace miles de años; es indispensable construir la democracia y gobierno en formas de autogobierno y servicio a la comunidad; será ineludible el cambio en la relación con la naturaleza.

Seguir leyendo ‘El despojo y la represión como escenario para la lucha anticapitalista’

05
Ago
07

¡Alto a la Represión! ¡A defender el parque Rojo!

imagesn-revision.jpg  El parque Rojo ha sido siempre un espacio de encuentro y convivencia para los jóvenes, un lugar donde se manifiestan diferentes contraculturas y formas de expresión. Pero es también donde desde hace algún tiempo se vive una situación de cotidiana represión, hostigamiento y discriminación por parte de la policía.

Con el pretexto del consumo de drogas se aplican las ilegales “revisiones de rutina”, se hostiga y discrimina a cualquiera con el sólo hecho de verse diferente, se inventan delitos (como la “siembra” de droga) para detenerte o se extorsiona para evitar ser encarcelado.

Esto lo vemos como consecuencia de la crisis del Estado, el cual esta implementado una estrategia donde la represión es un instrumento cotidiano, a nivel nacional con el pretexto de la lucha contra la drogas y el narcotráfico se reactivan grupos paramilitares y del ejercito en Chiapas, los toques de queda y “revisiones de rutina” buscan desaparecer el sentido comunitario y criminalizar las formas de convivencia de la juventud, se justifica la tortura y el maltrato en las cárceles desacreditando los derechos humanos.

Comunidades indígenas, barrios, jóvenes, mujeres, trabajadorxs sexuales son las victimas cotidianas de los soldados y policías que el gobierna utiliza pretextando el combate a la delincuencia y la seguridad pública.

Ante todo esto no dejemos que nuestros espacios públicos se pierdan o sean tomados por la policía, queremos que siga siendo un lugar autónomo y libre.

¡Organicémonos para defenderlo!

Descarga el volante aqui

03
Ago
07

Astillas pasadas del anarquismo en el ahora-tiempo del pensamiento ácrata.

anarquia_grande.jpg  Marcelo Sandoval

No es así que lo pretérito arroje su luz sobre lo presente o lo presente sobre lo pasado, sino que imagen es aquella en la cual comparecen en una constelación el pretérito con el presente.

Walter Benjamin

 

Percibir el pasado de modo de volver visible el presente como instante revolucionario.

Susan Buck-Morss

¿Cómo podemos pensar actualmente el anarquismo? ¿Cómo construir procesos autonómicos y autogestivos? Tal vez estos dos cuestionamientos recorren  la mayoría de las discusiones, debates y prácticas de los colectivos y organizaciones anarquistas, y además,  genera un gran conflicto el no poderlas responder, por lo que se acaba recurriendo al uso dogmático de las ideas de los anarquistas de finales del siglo XIX y principios del XX, el eterno retorno a los mismo discursos y formas de entender la construcción de un mundo diferente, pensar que hay una solución de antemano, que con el solo hecho de esperar pasivamente, el progreso de la humanidad nos llevara a una revolución social.

 

No quiere decir que nos olvidemos de nuestras historias e ideas, por el contrario el olvidar nos hace repetir; mientras que el convocar nuestras experiencias políticas, organizativas y de luchas pasadas; esos proyectos que muchas veces quedaron frustrados y derrotados deben irrumpir como astillas en nuestro pensamiento libertario actual, las posibilidades de construir otro mundo en las diferentes revoluciones y luchas anarquistas que no se llevaron a cabo actualizan y potencializan nuestro hacer ahora.

 

Recordar, es decir, liberar esos momentos del anarquismo en México que generaron una ruptura en el continuum de dominación de la historia, las primeras experiencias de organización de trabajadores de la ciudad y las rebeliones anarcoagraristas del siglo XIX y la del magonismo a principios del siglo XX; son dos relámpagos que irrumpieron construyendo una practica política anarquista única. Las dos experiencias convocaron un pasado de lucha que los inspiro y al mismo tiempo lo actualizaron, le volvieron a dar vida en su lucha, aunque de forma diferente, la resistencia de los pueblos indígenas de cientos de años contra el despojo y la discriminación, primero de la colonización española y luego  de los liberales y conservadores.

 

Por esos pensar el anarquismo ahora implica actualizar nuestro pasado, un pensamiento libertario donde el hacer presente y futuro se inspire en los proyectos truncos y olvidados anteriores. Hacemos justicia y liberamos esas luchas, que no se llevaron a cabo pero que se pueden concretar, en lo que hacemos y construimos.

 

La historia del anarquismo, son los múltiples pasados que han generado una diversidad de sujetos individuales y colectivos que desde su hacer crearon múltiples posibilidades construir un presente, de los cuales muchos resultaron en fracasos y derrotas, aunque no por eso cerrados o estériles,  son momentos con la potencialidad de ser abiertos en el ahora-tiempo, ese hacer creativo y que imaginaba otra forma de vida que resulto truncado se mantiene en el presente como potencia, como energía.

 

Por eso veamos desde otro tiempo nuestra historia, ya no con una perspectiva del tiempo lineal y homogéneo, ya no considerar que el pensamiento anarquista se a producto de un desarrollo evolutivo continuo, donde se parte del mutualismo, luego al colectivismo para pasar al comunísimo libertario y al anarcosindicalismo, llegando a la infinidad de tendencias que han surgido entre los sesentas hasta los noventas, esto nos lleva solo a entrar a la lógica capitalista de fragmentar, caer en discusiones estériles, en donde una tendencia se quiere poner por encima de la otra haciendo visible nuestras carencias y limitaciones en nuestra práctica política de los colectivos, organizaciones, redes, coordinadoras en las que estamos y queremos construir.

 

El anarquismo es al mismo tiempo el ideario pasado y el que surge en el presente, es al mismo tiempo insurreccional, mutualista o anarcocomunista,  todo depende  de los momentos de la acción. “La Social”, la primera organización anarquista mexicana, parte en sus principios del mutualismo (para la ciudad) y el fourierismo (para los pueblos indígenas) pero en los momentos de acción política recurre al procesos insurreccionales en la rebeliones agrarias, ya que los indígenas estan en confrontación y tensión permanente con el Estado y los hacendados, al mismo tiempo recurren al pensamiento colectivista, ante las necesidades y realidad de los trabajadores de la ciudad. Los magonistas que pensaban su política desde la insurrección armada contra el Estado y los capitalistas, desarrollaron uno de los trabajos de propaganda más importantes, así como participaron en procesos organizativos autónomos con comunidades indígenas del sur y tribus del norte del país y sindicalista revolucionario en fábricas.

 

Estas experiencias pasadas del anarquismo nos muestran que el que estemos inmersos en una dinámica de debates en abstracto viendo cual tendencia libertaria es mejor, pensando que por el hecho de traer cierta estética o repetir consignas de memoria se estan haciendo proyectos autonómicos o autogestivos.

La historia hace evidente en el tiempo-actual que no estamos creando procesos de autoorganización, pero la historia también hace evidente que es posible irrumpir en, y hacer estallar, el continuum de la dominación.




agosto 2007
L M X J V S D
« Jul   Sep »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 21 seguidores